Buscar

Testimonios para invocar a un viajante


Testimonios para invocar a un viajante, antes que una obra y una película adentro de una

obra, es un archivo: una sucesión proliferante de voces, de imágenes, de audios, de frases. Como una ofrenda amorosa, un actor-director edita fragmentos sobre un amante al que conoce en un viaje y al cual intenta reconstruir a partir de testimonios de aquellos que lo recuerdan.

El resultado es un puzzle amoroso, una obra de registros visuales, táctiles pero, sobre todo, una experiencia del orden del cuerpo y del lenguaje, como si la escritura pudiera filmar, para retener y guardar, pedazos de una vida que, sin embargo, se aleja en cada plano. Como el amor que narra, la estructura de esta obra es migrante: tiempos cruzados, fronteras geográficas, la creciente indistinción entre el documental, la ficción y la autobiografía. El montaje incluye el abismo del amor, de lo drag, de lo trash, y de la búsqueda de una identidad sexual en la periferia de los territorios. En la construcción de un otro que es evocado y que no se ve, el registro textual y fílmico de Testimonios para invocar a un viajante es una experiencia enérgica, mezcla de euforia y aflicción, en torno a "todo lo que somos o vamos dejando de ser". Esta obra obtuvo el Primer Premio del Concurso de Dramaturgia del

Fondo Nacional de las Artes en 2017.


Este espectáculo contiene escenas y lenguaje adulto.



FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA

Autoría: Patricio Ruiz

Actúan: Diego Benedetto, Flor Dyszel, Belén Gatti, Agustín Rittano

Vestuario: Gustavo Alderete

Escenografía: Cecilia Zuvialde

Iluminación: Verónica Alcoba

Video: Majo Malvares, Gimena Tur

Música: José Ocampo

Asistencia de dirección: Marcelo Mendez

Producción: Leandro Fernandez, Francisco Patelli

Coreografía: Jazmín Titiunik

Dirección musical: José Ocampo

Dirección: Maruja Bustamante